Fruit & Go

Novedades alimentarias


Deja un comentario

Tu móvil puede medir la calidad de los alimentos, con una simple aplicación gratuita y unas sondas.

Las nuevas sondas para alimentación TEROKA, permiten medir pH y conductividad en alimentos sólidos, semisólidos y líquidos.

De esta forma podemos medir tanto el pH de la carne, embutido, masa de pan, leche, yogur, mantequilla, queso, vino, ect….

Sonda pH para alimentos

Estas nuevas sondas permiten eliminar los tediosos portátiles y sustituirlos por las tabletas o móviles que todos utilizamos, permitiendo una trazabilidad total de los datos obtenidos, incluso geolocalizando el punto de medida.

Finalmente se exportan las medidas vía e-mail a una tabla excel para su posterior interpretación.

sonda tableta Bilanz Qualitat

Todo ello gracias a una aplicación gratuita que se adquiere con la compra de las sondas.

sondas y kits imagen web

La medida de pH en leche es fundamental puesto que nos indica claramente las condiciones higiénicas en las que se encuentra.

Su valor normal es 6.8, un valor inferior a este puede indicar que el animal está enfermo. El control del pH en el procesado de la leche nos puede desvelar fugas en el sistema de refrigeración.

El valor del pH también se controla en el proceso de maduración del queso para poder controlar el proceso del queso fresco.

El pH de la nata suele estar entre 4.5 y 6.4 para garantizar la mejor conservación del producto terminado.

La fermentación del yogur solo comenzará cuando el pH esté entre 4.4 y 4.6.

El pH óptimo para la fabricación de pan es 5.

Para saber más de estas sondas y sus precios puede contactar AQUÍ.

Info@bilanzqualitat.com


Deja un comentario

Recubrimiento de latas de conserva con piel de tomate

IMG_5162.JPG

Investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla y de la Universidad de Málaga desarrollaron materiales biodegradables, procedentes de la piel del tomate, destinados a recubrir el interior de latas de conserva.

Los expertos apuntan que se trata de una “alternativa orgánica” que permite sustituir el material que normalmente envuelve la zona interior de estos envases para evitar su contacto con el alimento o bebida. Este nuevo recubrimiento, además de ser respetuoso con el medio ambiente, mantiene sus propiedades en cuanto a duración o resistencia.

En el artículo ‘Polyester Films Obtained by Noncatalyzed Melt-Condensation Polymerization of Aleuritic (9,10,16-Trihydroxyhexadecanoic) Acid in Air’, publicado en la revista Journal of Applied Polymer Science, el equipo de trabajo resume cómo ha desarrollado un material biodegradable a partir de cutina vegetal, un polímero que procede de la piel del tomate y que permite recubrir la zona interior de todo tipo de recipientes destinados a conservar alimentos o refrescos.

“Nos fijamos en el tomate porque su piel presenta las mismas propiedades que requieren este tipo de productos. Es decir, es muy resistente y no se funde, de forma que puede soportar los tratamientos esterilizadores que normalmente se aplican a estas latas”, explica el responsable principal del proyecto, José Jesús Benítez, investigador del Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla.

De este modo, los expertos han demostrado la eficacia de este nuevo material tanto en latas de refresco o cerveza como en envases de alimentos. “Podemos utilizarlo para envasar bebidas, normalmente consumidas en cortos espacios de tiempo, o para conservar la comida, ya que ésta puede estar varios años hasta que llegan al consumidor”, expone Benítez.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos desarrollaron y patentaron, en primer lugar, el nuevo material procedente de la piel del tomate. “Antes de decidir centrarnos en el tomate, comprobamos que es un producto muy abundante en Andalucía y que además su piel no se funde, no se disuelve y es estable y homogénea”, sostiene Benítez. Asimismo, ha explicado que se extrae su piel “y mediante técnicas de laboratorio, obtenemos un determinado poliéster químicamente idéntico al vegetal denominado cutina que la planta emplea como esqueleto de sus tejidos externos para unir sus componentes y que es el elemento clave que compone el nuevo producto que hemos desarrollado”.

Finalmente, una vez desarrollado el nuevo producto a partir de cutina vegetal, los expertos comprobaron su eficacia aplicándolo sobre planchas metálicas idénticas a las comúnmente empleadas en envases. “Por último, en el laboratorio del Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla, demostramos su utilidad como material de protección y recubrimiento interior tanto en latas de corta duración (plancha de aluminio) como en envases más duraderos (aleación de acero y zinc)”, apunta el investigador.


Deja un comentario

EDULCOLORANTES Y SALUD

IMG_4939.JPG

Los edulcorantes artificiales son perjudiciales para tu salud y te contamos sobre esta investigación. Hablaremos hoy de bacterias intestinales, edulcorantes artificiales e intolerancia a la glucosa. Un nuevo estudio revela que ciertas bacterias intestinales pueden inducir cambios metabólicos al ser expuestas a edulcorantes artificiales.

Los edulcorantes artificiales, considerados útiles para perder peso y prevenir la diabetes, en realidad podrían acelerar el desarrollo de la intolerancia a la glucosa y el síndrome metabólico, y lo hacen de una manera sorprendente: al cambiar la composición y la función de la microbiota (flora bacteriana) intestinal, la importante población de bacterias que reside en nuestros intestinos.

Estos hallazgos, resultados de experimentos en ratones y seres humanos, han sido publicados hoy en la revista Nature. Entre otras cosas, dice el Dr. Eran Elinav del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann quien dirigió esta investigación junto con el Prof. Eran Segal del Departamento de Ciencias de la Computación y Matemática Aplicada, el uso generalizado de los edulcorantes artificiales en las bebidas y en los alimentos podría contribuir a la obesidad y a la epidemia de diabetes que está extendiéndose en gran parte del mundo.

Durante años los investigadores han estado desconcertados por el hecho de que los edulcorantes artificiales bajos en calorías no parecían contribuir a la pérdida de peso, y algunos estudios han sugerido que incluso podrían tener un efecto contrario.

El estudiante de posgrado Jotham Suez del laboratorio de Elinav, quien dirigió el estudio, colaboró con los estudiantes de posgrado Tal Korem y David Zeevi del laboratorio de Segal, y con Gili Zilberman-Shapira del laboratorio de Elinav, en el descubrimiento de que los edulcorantes artificiales, a pesar de no contener azúcar, ejercen un efecto directo sobre la capacidad del cuerpo de utilizar la glucosa.

La intolerancia a la glucosa – que generalmente se cree que ocurre cuando el cuerpo no puede lidiar con las grandes cantidades de azúcar en la dieta – es el primer paso en el camino hacia el síndrome metabólico y la diabetes en edad adulta.

Los científicos dieron de beber a ratones agua mezclada con los tres edulcorantes artificiales más utilizados – en cantidades equivalentes a las permitidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Estos ratones desarrollaron intolerancia a la glucosa, a diferencia de los ratones que bebieron sólo agua, o incluso agua con azúcar. La repetición del experimento con diferentes tipos de ratones y distintas dosis de edulcorantes produjo los mismos resultados – estas sustancias estaban de alguna manera induciendo la intolerancia a la glucosa.

Posteriormente los científicos pusieron a prueba la hipótesis de que la microbiota intestinal está involucrada en este fenómeno. Ellos pensaron que las bacterias podrían realizar esto al reaccionar a las nuevas sustancias tales como los edulcorantes artificiales, que el propio organismo podría no reconocer como “alimento”.

De hecho, los edulcorantes artificiales no son absorbidos en el tracto gastrointestinal, pero al pasar a través de él se encuentran con billones de bacterias en la microbiota intestinal.

Los investigadores trataron a los ratones con antibióticos para erradicar muchas de sus bacterias intestinales; esto resultó en una reversión completa de los efectos de los edulcorantes artificiales sobre el metabolismo de la glucosa.

Luego transfirieron la microbiota de ratones que consumieron edulcorantes artificiales hacia ratones “libres de gérmenes”, resultando en una transmisión completa de la intolerancia a la glucosa a los ratones receptores. Esto en sí mismo fue una prueba concluyente de que los cambios en las bacterias intestinales son directamente responsables de los efectos nocivos en el metabolismo de su anfitrión.

El grupo incluso descubrió que la incubación de la microbiota fuera del cuerpo junto con edulcorantes artificiales fue suficiente para inducir la intolerancia a la glucosa en ratones estériles. Una caracterización detallada de la microbiota en estos ratones reveló cambios profundos en sus poblaciones bacterianas, incluyendo nuevas funciones microbianas conocidas por inducir propensión a la obesidad, diabetes y complicaciones de éstas tanto en ratones como en seres humanos.

¿Funciona la microbiota humana de la misma manera? Elinav y Segal poseían un medio para probar esto. Como primer paso analizaron los datos obtenidos en su Proyecto Personalizado de Nutrición (www.personalnutrition.org), el mayor ensayo clínico en humanos hasta la fecha, para comprender la conexión entre la nutrición y la microbiota.

Allí descubrieron una asociación significativa entre el consumo auto-reportado de edulcorantes artificiales, las configuraciones personales de las bacterias intestinales y la propensión a la intolerancia a la glucosa.

Sucesivamente llevaron a cabo un experimento controlado, solicitando a un grupo de voluntarios que por lo general no comen ni beben alimentos endulzados artificialmente que los consumieran durante una semana para luego ser sometidos a análisis de sus niveles de glucosa, así como de las composiciones de sus microbiotas intestinales.

Los hallazgos mostraron que muchos – pero no todos – de los voluntarios habían comenzado a desarrollar intolerancia a la glucosa después de sólo una semana de consumo de los edulcorantes artificiales.

La composición de su flora microbiana intestinal explicó la diferencia: los investigadores descubrieron dos poblaciones diferentes de bacterias en el intestino humano – una que indujo la intolerancia a la glucosa cuando fue expuesta a los edulcorantes, y una segunda sin efectos en ningún sentido.

Elinav cree que ciertas bacterias en los intestinos de las personas que desarrollaron intolerancia a la glucosa reaccionaron a los edulcorantes químicos mediante la secreción de sustancias que luego provocaron una respuesta inflamatoria similar a la sobredosis de azúcar, causando cambios en la capacidad del cuerpo para utilizar el azúcar.

Segal: “Los resultados de nuestros experimentos resaltan la importancia de la medicina personalizada y de la nutrición para nuestra salud en general. Nosotros creemos que un análisis integrado de la [gran información[ individualizada de nuestro genoma, microbioma y hábitos alimenticios podría transformar nuestra capacidad de entender cómo los alimentos y suplementos nutricionales afectan a la salud de una persona y al riesgo de contraer enfermedades”.

Elinav: “Nuestra relación con nuestra propia mezcla individual de bacterias intestinales es un factor muy importante en la determinación de cómo nos afectan los alimentos que comemos. Es especialmente intrigante la relación entre el uso de edulcorantes artificiales – a través de las bacterias en nuestros intestinos, y la tendencia a desarrollar aquellos trastornos que debieron prevenir; esto exige una reevaluación del actual consumo masivo de estas sustancias sin supervisión”.


Deja un comentario

Arteriosclerosis y zumo de Granada

Granada

Zumo de granada

El jugo de granada es algo más que un refrescante y delicioso placer. Desde remotos tiempo se habla de la granada incluso en Grecia y Egipto.

Ahora el Profesor Michael Aviram del Rappaport Faculty of Medicine en el Technion investiga los mecanismos responsables de LDL (colesterol malo) y la oxidación en las células arteriales, la aterosclerosis y sus consecuentes enfermedades cardiovasculares. Una rama importante de su investigación se centra en el papel protector contra el estrés oxidativo y el desarrollo de la aterosclerosis que desempeñan los antioxidantes y paraoxonases.

“El jugo de granada fue estudiado en nuestro laboratorio y resulto ser un antioxidante de los más potentes en eliminar radicales libres, inhibe la oxidación del colesterol. Debería tomarse por razones preventivas ya que estamos expuestos todo el tiempo, en nuestro “mundo occidentalizado”, al exceso de estrés oxidativo , viene de los productos químicos, el tabaco, toxinas , bacterias y virus.

Fuimos el primer laboratorio en demostrar en 1995 que el consumo de vino tinto en los seres humanos reduce significativamente la oxidación del colesterol, pero ahora vemos que el jugo de granada es incluso más potente que el vino tinto en este sentido”.

Los antioxidantes estudiados por Aviram incluyen los flavonoides polifenólicos encontrados en el vino tinto, la granada, jengibre y aceite de oliva, así como las vitaminas E y C beta -caroteno y el licopeno del tomate.
Según se ha publicado, el consumo regular de jugo de granada reduce el estrés oxidativo, y la agregación plaquetaria, segun estudios recientes.

Los suplementos dietéticos con nutrientes ricos en antioxidantes se asocian con la inhibición de las modificaciones aterogénicas a las LDL, la formación de células espumosas de macrófagos, y la aterosclerosis . Las granadas son una fuente de polifenoles y otros antioxidantes.

Se estudiaron varones voluntarios sanos observando los potentes efectos antioxidantes del jugo de la granada contra la peroxidación de lípidos en el plasma total y de las lipoproteínas aisladas ( HDL y LDL ) se evaluaron en los seres humanos y en ratones E0 después del consumo de zumo de granada.

En los seres humanos , el consumo de zumo de granada produjo una disminución de la susceptibilidad de LDL a la agregación y la retención y el aumento de la actividad de paraoxonasa sérica (asociado a HDL que puede proteger contra la peroxidación lipídica) en un 20 %. En los ratones E0, la oxidación de las LDL por los macrófagos peritoneales se redujo hasta en un 90% después del consumo de zumo de granada y este efecto se asoció con una reducción de la peroxidación lipídica celular y la liberación de superóxido.

Los radicales libres son moléculas activas de oxígeno y de nitrógeno que causan daño a los tejidos, lo que resulta en aceleración de las enfermedades cardiovasculares. La oxidación de colesterol es también considerada como un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares, por lo que los pacientes en estudio para el examen de Aviram se les dio un vaso de ocho onzas de jugo de granada al día para determinar su efecto sobre la oxidación del colesterol de la sangre, y la obstrucción de las arterias.

 Aviram tenía razones para emocionarse: “Los resultados superaron las expectativas. En los pacientes con estenosis de la arteria carótida, se observó, después de un año de consumo de jugo de granada, una disminución del 50 por ciento en la oxidación de colesterol en la sangre, que se asoció con un 30 por ciento de reducción en el tamaño de las lesiones en las arterias carótidas, determinado por ecografía Doppler.”

Los pacientes del grupo de estudio del Doctor Aviram bebieron jugo fresco-exprimido, una opción que por su costo es prohibitiva para la mayoría de los consumidores, quienes tendrán que conformarse con bebidas hechas a base de concentrados, y un día quizás se pueda sintetizar en una píldora.

“La mezcla del jugo de la granada con otros jugos sólo puede mejorar la calidad antioxidante del jugo, siempre y cuando el contenido de jugo de granada sea apropiado, al menos un vaso al día,” dice el Aviram.

Probablemente un vaso de jugo equivalga a comer al menos un par de estas frutas. Así que para quienes prefieran comer la fruta tal cual, este video puede ser de ayuda, ante la engorrosa tarea de “pelar” la granada. (no lo probamos, si alguien lo hace comparta los resultados con nosotros)

 


Deja un comentario

El riñón y las semillas de papaya

20140719-184026-67226580.jpg La papaya, esa deliciosa fruta anaranjada, se ha utilizado en casi toda América desde hace varios siglos. Rica en fibra, calcio, fósforo, hierro, papaína, tiamina, niacina y vitaminas, esta fruta es ideal para mejorar el funcionamiento del tracto intestinal y del sistema inmunológico. Antes de la llegada de los españoles, en México solía apreciarse el fruto ya que se relacionaba con la fertilidad; después, durante la conquista, las semillas se distribuyeron a lo largo de Sudamérica, llegando eventualmente a Malasia, Filipinas, China y Hawái. Desde entonces, podemos disfrutar de la papaya en jugos, dulces o directamente, ofreciendo increíbles beneficios a la salud. No obstante, tendemos a dejar a un lado a las semillas… Consumir las semillas de la papaya te ayuda a proteger el riñón de problemas de insuficiencia renal y afecciones posteriores. Es recomendable masticar siete semillas de papaya, tres veces al día. También ayudan a mejorar la salud intestinal, gracias a su alto contenido de enzimas antiparasitarias: cuentan con alcaloide antihelmíntico, el cual es eficaz exterminando las amebas. En este caso, seca las semillas y muélelas; después, añade el polvo con un poco de miel a agua hirviendo. Bébelo entre dos y tres veces al día. Si quieres aliviar los síntomas de la cirrosis hepática, muele cinco semillas de papaya y el producto mézclalo con una cucharada de limón. Consúmelo dos veces al día, durante un mes. Además, gracias a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, varios estudios muestran que el extracto de las semillas combate a la salmonella, estafilococos, entre otras infecciones. Para este tipo de casos, es recomendable masticar muy bien siete semillas, tres veces al día. Finalmente, impiden que el organismo absorba exceso de grasa y azúcares, acelerando el proceso de digestión (y así perdiendo algunos gramos de sobrepeso). Es recomendable tomar un jugo de toronja, con 20 semillas frescas sin masticar.


Deja un comentario

10.000 lechugas día en fabricas en desuso, gracias a los Leds.

20140712-192150-69710481.jpg

Los invernaderos del futuro, basados en iluminación LED, con empresas como Philips muy involucradas en el tema, juegan con los colores e intensidad de la luz, según la fase de crecimiento, para conseguir unos cultivos a la carta.

El fenómeno es especialmente interesante en Japón, donde hay fábricas en desuso por parte de las grandes empresas tecnológicas. Muchas se han visto empujadas a “externalizar” la producción, o directamente dejar de hacer algún tipo de producto que la competencia china o coreana, hace de forma más rentable.

10.000 lechugas al día

Esa es la producción que es capaz de lanzar al día un nuevo sistema creado por GE Japan Corp. O lo que es lo mismo, 1,5 veces más que un sistema similar basado en iluminación LED. De hecho es el único tipo de iluminación que se utiliza, cuando lo habitual es que se mezcle con sistemas fluorescentes.

La lechuga no es especialmente barata, se vende a dos dólares a supermercados, pero la tecnología empleada permite que la plantación funcione con un 40% menos de energía comparado con un sistema fluorescente.

Menos poderosa es la propuesta de Fujitsu, que al día anda recogiendo 3.500 lechugas. Eso sí, quieren conseguir pasar el año que viene a una producción de 8.000 unidades, con nuevos sistema de iluminación, en el mismo espacio. Hablaríamos de unas ventas de cuatro millones de dólares anuales (son caras, tres euros la unidad).

Entre los nombres conocidos que están pasándose a la agricultura, tenemos a Toshiba, que anda acondicionando una antigua fábrica de disquetes, para cultivar verduras. Sharp sigue el mismo camino, pero especializándose en el cultivo de las fresas bajo iluminación LED.

Panasonic, en lugar de cultivar, lo que hace es vender los elementos necesarios a terceros para montar invernaderos, con sistemas que implican a placas solares, baterías y ordenadores.

En España tenemos muchas naves vacías que podrían dedicarse a este tipo de cultivos y poder rentabilización la crisis del Ladrillo.


Deja un comentario

Ozono para eliminar pesticidas en la desinfección del grano.

20140711-212200-76920180.jpg A veces, las necesidades de los clientes pueden disparar la innovación, como le sucedió a Martín Ramírez Falcón, dueño de Agro Operadora de Silos y Bodegas, empresa que se dedica al mantenimiento de granos almacenados. Un día, le solicitaron a Ramírez Falcón fumigar un embarque de frijol para exportación sin utilizar pesticidas tradicionales, y le pidieron averiguar si podía usar ozono, lo que le condujo a una búsqueda que cambió su negocio por completo. “Comenzamos a investigar y en un año desarrollamos la tecnología del ozono como fumigante. Investigamos a nivel de laboratorio y cuando vimos que funcionaba, ingresamos un proyecto al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y empezamos a desarrollarlo”, recuerda el ingeniero Ramírez Falcón, quien fue profesor en la Universidad de Juárez del Estado de Durango, y logró desarrollar esta tecnología en vinculación con la Universidad de Guadalajara y la Universidad Autónoma de Sinaloa. En 2010, el empresario entró en contacto con la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC) con la idea de obtener una patente, y entonces pudo visualizar el potencial de su negocio. Los asesores le recomendaron documentar su investigación y hacer un manual sobre uso del ozono con granos almacenados. La patente ya está en trámite y Ramírez Falcón espera obtenerla pronto. Un año después, la empresa entró al programa TechBA en Vancouver, que la apoyó para concluir la validación del ozono como pesticida y la ayudó a afinar su modelo de negocios. El siguiente paso fue crear un camión especial, único a nivel mundial, para generar ozono in situ, porque este químico debe producirse en el lugar para poder usarlo. Hoy, Agro Operadora ofrece sus servicios a empresas como Pepsico, Bachoco, Bimbo, Grupo Maseca y a grandes empresas del almacenamiento como Almacenadora Mercader y Almacenadora Regional Mexicana, entre otras. El ozono elimina las plagas sin usar químicos dañinos para la salud, así como los microorganismos (hongos, virus y bacterias) que pueden afectar tanto a los granos como a los productos terminados. Además, reduce costos porque no requiere insumos químicos, es un producto amigable con el medio ambiente, y cumple las normas internacionales que buscan eliminar el uso de químicos nocivos en los alimentos. Esto ha provocado que la empresa tenga una sobredemanda que no puede cubrir a falta de recursos para un camión nuevo. No obstante, la empresa ya tiene aprobado un proyecto con el INADEM para llevar su tecnología a Canadá con ayuda de TechBA Vancouver, el cual incluye el desarrollo de un segundo camión para ese mercado. En los últimos dos años la empresa ha crecido cerca de 40 por ciento, y espera crecer aún más, ya que su meta es cubrir el mercado nacional, y continuar explorando el mercado canadiense, lo que sin duda le abrirá nuevas oportunidades.